jueves, 6 de mayo de 2010

Resumen "El Zarco"

Todo comienza en agosto de 1861, en una tierra llamada Yautepec, cabecera de distrito. Esta población que se encuentra cerca de Cuernavaca y El Estado de México colinda con muchas haciendas y aldeas como Cocoyoc, Atlihuayan, San Carlos y muchas más, dichos lugares son ricos en la producción de caña, azúcar y otros cultivos, además del cuidado del ganado equino, actividades económicas muy importantes durante el siglo XIX en el Centro de México*. Yautepec se caracteriza por su paz y honradez, rodeada por arboles de todo tipo, principalmente limoneros y naranjeros, era un buen lugar para vivir hasta que llegó el terror del bandolerismo*.
Yautepec era el blanco de muchos forajidos, ya que era una aldea tranquila e intersección de varios caminos que llevaban a distintos lugares, los pobladores conocían a los bandidos como Los Plateados, porque amaban el metal que les dio el nombre.
En un hogar cálido que incluía una huerta y una amplia región natural se encontraba Doña Antonia, una señora mayor que conversaba con su hija Manuela y su ahijada Pilar acerca de la inseguridad actual. Antonia soñaba con irse de Yautepec por el miedo a los bandidos, hecho que la obligaba a mandarle cartas a su hermano de México, pero él no le contestaba. El único camino que quedaba era el de conseguir que su hija, Manuela se casara con un hombre de bien como Nicolás, el herrero de la hacienda de Atlihuayan, que la amaba, además el cuidaba a la familia de Antonia, pero Manuela solo sentía repugnancia por Nicolás porque era un indio.
Nicolás, visitaba diariamente a Doña Antonia y trataba de ayudarlas en lo que fuera, también lo hacía para acercarse más a Manuela, pero ella solo sentía asco, sentimiento no aprobado por Antonia al ver la generosidad del herrero.
Mientras tanto, bajando a Yautepec se encontraba El Zarco, un jefe de Los Plateados, blanco y con un traje muy decorado de plata, discreto y armado. El arribó a Yautepec para ver a su amante: Manuela. En un cercado de la huerta ella lo esperaba, una vez que vio al Zarco junto a ella, hubo un abrazo mutuo y una entrevista, esto ocurría mientras todos dormían ya que era medianoche. Manuela recibió presentes del Zarco, ella los abrió cuando El Zarco ya estaba lejos, él le dio alhajas que les quito a unos extranjeros durante una batalla, la mente de Manuela fue invadida por pensamientos confusos y crueles.
Una tropa militar iba a pasar a Cuautla, después de pelear contra unos bandidos debido a un asalto que hicieron Los Plateados a unos extranjeros, aprovechando la situación, Nicolás arreglo todo para que Antonia y Manuela salieran de Yautepec atrás de este grupo militar, esto ocurriría al día siguiente.
Esa noche, Manuela ya estaba decidida a irse con El Zarco a Xochimancas, dicho lugar solía ser el principal centro de cultivo de flores durante la época prehispánica, ahora era una hacienda en ruinas cerca de Yautepec donde se resguardaban Los Plateados. Era alrededor de medianoche, caía una fuerte lluvia y finalmente el Zarco pasó por Manuela para llevarla a su fortaleza, ella llevaba sus alhajas y algunas que otra ropa.
A la mañana siguiente, Antonia se despertó después de una terrible noche de insomnio a buscar a su hija, la empezó a buscar por todas partes, pero no la encontraba, sintió terribles perturbaciones, llamo a sus amigos y parientes para que la ayudaran a saber lo que pasaba. Entonces, Antonia recibió una carta de Manuela, en la que escribía que se había ido con El Zarco, tal noticia le causo a Antonia un desequilibrio psicológico. Inmediatamente, Nicolás y el tío de Pilar fueron a buscar ayuda con el prefecto que en ese momento estaba recibiendo al comandante de la tropa militar que había enviado el gobierno. Nicolás aprovecho la estancia del comandante para pedirle ayuda para la búsqueda de Manuela, el comandante no lo ayudo a cambio de esto lo hizo enfadar por el sentimiento de justicia y arrogancia que tenia Nicolás, enojado, el comandante capturó a Nicolás. Por su parte Pilar se enteró de la noticia y realizó un alboroto, ya que quería ver a Nicolás porque lo amaba, no lo logró y se puso muy triste, finalmente Nicolás fue trasladado a un juicio y fue puesto en libertad, cosa que no quería el comandante, pero durante su custodia, se dio cuenta de que Pilar lo amaba, entonces desapareció el sentimiento que tenía hacia Manuela y nació en el amor hacia Pilar, entonces decidieron casarse. Pero después de esto, se olvidaron de que Antonia había caído enferma después de tanto contacto con la humedad, tenciones y preocupaciones, ¿qué se podía esperar? Nicolás junto con Pilar, rápidamente fueron con doña Antonia que ya estaba siendo atendida por sus vecinos, sin embargo ya estaba agonizando, sus últimas palabras fueron hacia Nicolás, después de esto, dejo de respirar. Al día siguiente, Nicolás arreglo todo para su entierro y los asuntos relacionados
Ahora, ¿qué pasaba con El Zarco y Manuela?, ellos fueron a dar a Xochimancas con los amigos del bandido, Manuela recibió sarcasmos y atenciones a las que no estaba acostumbrada que provocaron el derrumbe del amor que tenia, al ver la clase de persona que era el famoso Zarco, sin embargo una mujerzuela fue la única en comprender el cambio radical que sufrió Manuela.
En Xochimancas, los bandidos tenían a los plagiados y los torturaban. Para tratar de tranquilizar a Manuela, El Zarco organizó un baile en compañía de sus amigos, Félix, El Tigre (un mulato horroroso que deseaba a Manuela), Salomé y otros forajidos. El baile comenzó, durante este, muchos se embriagaron y El Zarco descubrió que Manuela estaba triste, esto ocasiono la rabia del mismo. Esta fiesta culminó con la noticia de que Martín Sánchez, un campesino que se convirtió en justiciero colgó cerca de Xochimancas alrededor de veinte Plateados, El Zarco ordeno un asalto hacia el guerrero.
Mientras tanto, Martín y su tropa contactaron a Nicolás para acabar con los bandidos, durante el final del atardecer, la tropa de Martín fue sorprendida por Los Plateados en La Calavera (nombre de un camino peligroso), Martín ahora si necesitaba a Nicolás, afortunadamente él se apresuró en llegar y combatieron juntos a los forajidos. Nicolás alcanzó al Zarco y lo hirió con un sable, pero dicha cortada no fue mortal, Manuela estaba con el Zarco en ese momento, pero no había sido vista por Nicolás.
La ayuda médica fue en la madrugada, la batalla ya había finalizado, y ocasiono muchos estragos en los dos bandos, desafortunadamente el Zarco de recuperó, fue juzgado, pero mientras iba a la prisión, los bandidos asaltaron la caravana y liberaron al Zarco que quería venganza.
Una vez sucedido esto, Martín Sánchez fue a hablar con el presidente Juárez a México, el antiguo campesino le pidió apoyo y le explico la situación en la que se encontraban algunas poblaciones de Morelos, Juárez le dio su palabra de que él le iba a proporcionar lo que necesitaba, solo le pedía que limpiara de bandidos el área, Juárez también le explicó que ocurrían muchos males en el país, que el gobierno liberal todavía combatía con los restos de las huestes conservadoras de Zuloaga, que tenían que pagar algunas deudas que debían a los extranjeros y sobretodo intercomunicar al país*. Martin entendió perfectamente.
Durante una mañana decembrina que más parecía primaveral, las costumbres que tenía el pueblo se desataron para dar inicio a la boda religiosa de Nicolás y Pilar, ellos eran amados por todo Yautepec, entonces El Cura los casó en el centro de toda aldea en el siglo XIX, la iglesia*.
Finalmente los dos enamorados salieron rumbo a Atlihuayan, pero de pronto se detuvieron al ver a la tropa de Martín, todos tenían su clásico uniforme negro, Martín observando la boda se esperaría a que llegaran a su hogar, cuando de pronto Manuela salió corriendo enloquecida pidiendo que no fusilaran al Zarco, ya que las fuerzas de Martín Sánchez ya habían acabado casi por completo con Los Plateados, solo quedaba el Tigre, el Zarco y otros pocos jefes.
Nicolás y Pilar continuaron, pero los soldados del antiguo campesino llevarían a cabo la ejecución del Zarco, Manuelita no se separaba de él, hasta que la aparto un soldado. El Zarco cayó muerto con varios tiros y fue colgado de un árbol, este destino también le aguardaba al Tigre, que por cierto traicionó al Zarco. Manuela se desequilibro y enloqueció, pero finalmente descanso en paz, las fuerzas de Martín continuaron con su marcha.

FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada